jueves, 14 de abril de 2016

Laboratorio de luz - La vara

Buscando encuentras, sea lo que buscas, o sea otra cosa diferente. 


Hoy os presento la vara, una herramienta de luz con muchas más posibilidades de las que me había pensado antes de probarla, nunca debemos de subestimar ningún recurso. 

Cuando menos te los esperas realizas un tipo de movimiento que crea un efecto que te sorprende al instante, de ahí solo hay que seguir investigando y probando, hasta que descubres infinidad de efectos distintos y te das cuenta de cuantas posibilidades tiene una sola herramienta. 

Luego están todos los efectos que no has descubierto aun, y que pueden crearse, yo aun sigo sorprendiéndome de muchas herramientas, que a veces puedes creerte que ya conoces casi todos sus efectos, y no es así ni mucho menos, cada una tiene muchas más posibilidades de las que nos podemos imaginar, solo hay que tener ganas de buscar nuevos efectos, darle al coco, y hacer muchas pruebas, como diría el Niño de las luces, conocer bien nuestras herramientas. 



La búsqueda de efectos que derivó en esta vara se debe a unas espectaculares fotografías de Eric que descubrí hace un tiempo, mi exploración en este caso vino por una necesidad, quería encontrar algo con lo que hacer una silueta de una persona de la forma más rápida posible y con la que a la vez pudiera crear una forma que me agradara. 



Al final he encontrado algo, y me he puesto a experimentar hasta quedar bastante contento con los resultados y haber superado mis expectativas de esta herramienta considerablemente.

Según el tipo de movimiento que hagas con ella cambia bastante el efecto creado, la clave de esta versatilidad, como veréis en las últimas fotos, está en la flexibilidad, que me permite hacer muchos más efectos distintos que con una vara rígida.

Variando un poco el tipo de movimiento me salió esto.


Y variándolo un poco más y jugando con la posición de cada efecto distinto esto.


Pero mirar lo que pasa si modificamos más aun el movimiento.


Hay muchas posibilidades, yo el día de estas pruebas solo vi la punta del iceberg, y aquí podéis ver solo un pequeño porcentaje de lo que yo descubrí.


Estas fotos están realizadas en interior y en horario diurno, aprovechando para rellenar el encuadre esa luz del día que entraba a través de la rendija de una ventana.

Por último os dejo un vídeo que he montado con las fotos de estas primeras pruebas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario